Declara desde las 8.30 horas el joven que tomó rehenes en una peluquería de Pocitos

201

Gastón Machado declara este viernes en la Fiscalía de Flagrancia de 10° turno a cargo provisoriamente de Silvia Pérez.

Esta sede determinará si Machado será derivado a Fiscalía de Delitos Sexuales, Violencia Doméstica y Violencia basada en Género, dijeron a Subrayado fuentes del caso.

Tras cinco horas de negociación con la Policía y la intervención de familiares del agresor, se entregó el hombre armado que este jueves de tarde se atrincheró en la peluquería «Amor Mío» de la avenida Soca y amenazó con matar a su ex pareja (empleada del lugar) y a los 11 rehenes que tomó cuando ingresó.

Todas las personas retenidas -que en total fueron 14- salieron en buen estado de salud, aseguró el Ministerio del Interior. También el secuestrador ya detenido.

Una mujer y su hija habían logrado escapar por el techo de la peluquería poco después de que ingresara el agresor.

Más tarde el secuestrador dejó salir a una mujer y luego a otra, cuando entró al comercio una familiar del agresor.

También te puede interesar Trabajador salteño murió atropellado por un camión en Ruta N° 2

Finalmente salieron todos los rehenes y luego se entregó el hombre, que primero se sacó la campera en la puerta de la peluquería y luego se puso de espaldas, con las manos hacia atrás.

Durante el amotinamiento, el sujeto subió videos a redes sociales. Los mismos se viralizaron.

CONFERENCIA

En conferencia de prensa el Jefe de Policía de Montevideo Ricardo Pérez y el comandante de la Guardia Republicana Alfredo Clavijo destacaron la actuación del negociador del Ministerio del Interior.

Aseguraron que debido a esa negociación se logró sacar a dos mujeres y que finalmente se convenció al agresor de que se entregara.

Las autoridades del Ministerio del Interior dijeron que no había denuncias previas por violencia doméstica contra el hombre y que el agresor no tiene antecedentes penales.

El jefe de Policía aseguró que se recibió una denuncia acerca de que familiares de la ex pareja del agresor habían secuestrado a un hermano menor del hombre, y que luego de chequear la información la Policía descartó tal extremo.

También te puede interesar Alineación del Real Madrid ante el Valencia en LaLiga Santander

EX PAREJA

Se trató de un caso de violencia de género. El hombre ingresó a la peluquería donde trabaja su ex pareja, a quien amenazó con un arma, y retuvo como rehenes a clientes y empleados del local.

Varios móviles policiales sitiaron la zona y un negociador del Ministerio del Interior intentó mantener contacto con el hombre armado para que se entregue.

Al llegar la Policía el hombre disparó contra los efectivos, sin herir a nadie.

Fuentes policiales en el lugar habían dicho a Subrayado que el hombre golpeó a su ex pareja y al menos efectuó un disparo dentro del comercio.

La Policía contactó a los familiares del agresor y una hermana llegó al lugar para intentar convencerlo de que se entregue sin herir a nadie.

PRIJETNJE

Amigas de la empleada retenida en la peluquería por su ex pareja dijeron a Subrayado que mantuvieron una relación durante cinco años, hasta que hace pocos días ella decidió terminar.

En los últimos tiempos él la había amenazado varias veces y por eso la joven pidió ayuda a la dueña de la peluquería, quien la alojó en su casa.

También te puede interesar En mi gobierno "los presos van a estar obligados a trabajar todos los días"

ESCAPE

En un momento la Policía vio a una mujer con una niña en el techo de la peluquería y de inmediato montó un operativo para rescatarlas.

Varios policías ingresaron por la parte de atrás del comercio, desde la casa de un vecino, y desde allí rescataron a la mujer con su hija pequeña.

Más tarde una mujer fue liberada y salió corriendo de la peluquería. Se presume que el agresor la liberó a pedido del negociador de la Policía.

Minutos después una mujer entró a la peluquería. Se presume que es familiar del agresor, que intenta calmarlo y que se entregue. Ahí resultó liberada una cuarta mujer.

TESTIMONIO

Subrayado conversó vía telefónica con Agustín Álvarez, un hombre que estaba en la zona y junto a otros peatones y vecinos fueron llevados por la Policía hacia un supermercado que está a pocos metros, obligándolos a permanecer adentro.